Tecno-pedagogía en el Aula de Inglés

Como docentes, podemos utilizar la technología para ayudar a nuestros estudiantes a aprender y memorizar nuevos conceptos.

Inter-European March 24, 2021

Estamos viviendo tiempos donde la competencia digital ha aumentado notablemente. Cierto es que en los últimos meses, a consecuencia del confinamiento, nos hemos reinventado como escuela. Las programaciones previstas de los profesores se volvieron obsoletas en pocos días, empezamos a crear tareas nuevas y proporcionar herramientas para que los alumnos supieran desarrollarlas. Las clases pasaron a ser habitaciones, los libros y libretas se transformaron en plataformas digitales, y nuestra principal herramienta ha sido el ordenador o la tableta. Pedagógicamente hablando, esta nueva realidad ha resultado un aprendizaje muy significativo para todos.

Como profesora de Inglés de Secundaria, siempre ha sido un desafío introducir las nuevas tecnologías en el aula. Empecé formándome en gamificación y me di cuenta de la estrecha relación que guarda con el Aprendizaje Basado en Juegos (en inglés Game-Based Learning, GBL). Las dos metodologías están relacionadas con el juego, pero la diferencia está en que la gamificación tiene como objetivo reforzar o modificar el comportamiento de los alumnos, absorber mejor algunos conocimientos o mejorar alguna habilidad con la incorporación de dinámicas de juego como: puntos, rankings, insignias, reglas de juegos, etc. No obstante, el aprendizaje basado en juegos consiste en utilizar los juegos como herramienta de apoyo al aprendizaje.

En mi objetivo de incorporar la gamificación en el aula surgió la oportunidad de colaborar con una empresa que se dedica a la tecno-pedagogía (término que implica usar las herramientas digitales en el proceso de enseñanza-aprendizaje). Me presentaron AngryQuestions (AQ), un entrenador personal que guía al alumno planificando, cuándo, cuánto y en qué orden estudiar. Me pareció un plan de estudio óptimo ya que sabemos que la gran parte de los contenidos aprendidos se olvidan y más aún si no se refuerzan de manera apropiada. AQ me brindaba la oportunidad de ganarle el pulso a “La curva del olvido.”

¿De qué manera podía usar este entrenador personal en mis clases? Viendo los contenidos de mi programación en la ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria), el ítem que por excelencia se repite año tras año es el aprendizaje de los verbos irregulares en Inglés. Siempre había buscado alternativas para aprender de memoria, o como dicen los ingleses by heart, el listado eterno de verbos con la finalización del examen escrito de las típicas tres columnas (si has aprendido inglés como idioma extranjero sabrás a qué me refiero). Mi objetivo es que mis alumnos aprendan y recuerden, en este caso, los verbos irregulares no solo en su etapa de ESO y Bachillerato, sino para siempre. Esta vez AQ me dio una alternativa sustentada en tres pilares pedagógicos: Learning by doing (aprendizaje activo mediante la práctica), aprendizaje duradero y la gamificación.

Llevo trabajando con AQ desde hace tres años y he de decir que este diseño tecno-pedagógico funciona. Eso sí, el alumno debe comprometerse, debe ser constante, y estas son características que en la etapa de la adolescencia nos cuesta encontrar. Los alumnos más perseverantes observan su evolución y el feedback es cien por cien satisfactorio.

En la metodología de Jesús encontramos paralelismos con los métodos de hoy en día. Por una parte, Jesús enseñaba por medio de parábolas que hacían sus enseñanzas más comprensibles; igualmente nosotros hoy usamos la gamificación, una manera de llamar la atención de los alumnos que viven en la era digital. Por otra parte, Jesús usaba la repetición para que estas lecciones quedarán bien grabadas en la memoria de sus oyentes (aprendizaje duradero). Por último, quisiera destacar el método experimental con el que asignaba a los discípulos misiones para llevar a la práctica sus enseñanzas (método learning by doing).

Aún teniendo la certeza de que el método de Cristo es exitoso, Jesús también encontró obstáculos en su caminar como Maestro. Así, en algunas ocasiones, se encontró con personas obstinadas, como el joven rico, Judas, Pilatos, etc. Sin embargo, Él no se desanimó; algunas personas no querían aprender y tuvo enemigos que le seguían solo para encontrarle fallos, pero siempre tuvo fe en su Padre Celestial.

Jesús transmite entusiasmo como maestro, aun sus enemigos se admiraban de sus palabras. “Los alguaciles vinieron a los principales sacerdotes y a los fariseos; y éstos les dijeron: ¿Por qué no le habéis traído? Los alguaciles respondieron: ¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre!” (Juan 7:45,46).

Como humanos siempre cometeremos errores y algunas veces, como profesores, seremos juzgados por muchos. No obstante, hemos de seguir adelante, conociendo nuestra misión, que no es otra que la de saber transmitir valores y entusiasmo a nuestros estudiantes, igual que lo hizo Jesús.

Author

Licenciada en Filología Inglesa. Trabaja en el Campus Adventista de Sagunto como profesora de Inglés en el departamento de secundaria desde el 2009. Actualmente es profesora de Inglés y Catalán. Le entusiasma la docencia y es su deseo seguir sirviendo a Dios a través de su trabajo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *